...

...

sábado, 30 de abril de 2011

GALA 7 28-04-2011; EL PRINCIPIO DEL FIN‏.

 


Reconozco que la gala de ayer, aunque aburrida como todas, tuvo episodios francamente humorísticos. Al menos yo me reí como nunca. El caso es que hoy he estado revisando algunos videos y no entiendo cómo pudo hacerme tanta gracia cuando en realidad la cosa estuvo más cerca del drama que de la comedia. ¿Será porque no me creo nada?

En primer lugar, asistimos al capítulo ochocientos cuarenta y nueve del culebrón protagonizado por Coyote, Marta y Lili. Esta última, sublime en su interpretación. Al principio muy en su sitio, muy digna y muy señora, intentando mantener el tipo. Después le salió la rabia acumulada y arremetió contra Marta acusándola de haber destrozado no sé cuantas familias y de ser la culpable de que sus hijos fueran el hazmerreír de todo el colegio, profesores incluidos. Y acabó preguntándose porqué el marido de Marta no estaba allí, defendiéndola y dando la cara, como estaba haciendo ella con su hombre, y acusándole de no tener cojones suficientes para ello. Le faltó llamarle maricón de mierda. Qué poco machos son los hombres españoles  Luego pareció tranquilizarse y pidió perdón al tal Jorge, y desecha en lágrimas aseguró que ella solo quería que él estuviera allí acompañándola en aquellos momentos de dolor para ambos y poder consolarse mutuamente cogidos de la mano. A saber si no sería todo una estratagema propiciada por el programa para que el marido de Marta entrase en escena, que es el único que falta. Pues nada, muy conmovedor todo, sí.



Más tarde volvió a mascarse la tragedia cuando Jordi comunicó a los concursantes que una de las tres parejas nominadas era la formada por Iván y Loli. Iván consiguió reaccionar bien, debió pensar que estando en la terna Sofía y Javián se irían ellos antes. Loli en cambio, torció el gesto por primera vez en la noche sin ocultar su decepción. Cuando Jordi les dijo, ya en la sala de expulsiones que serían dos las parejas expulsadas, los gestos de tensión aumentaron aunque todos intentaron disimular y fingir que se lo esperaban. Anda que no están puestos ellos en los entresijos de la tele.  Pero lo mejor de todo fue sin duda el momento en que los nominados fueron testigos de la proclamación de Lara y Jorge como finalistas y cuando tuvieron que escuchar que en ellos dos recaía el poder de expulsar a una de las parejas. Ahí supo Iván que no había escapatoria.



Lara estuvo sensacional. Por un momento llegué a pensar que acabaría salvando a su san bernardo. Estaba muy nerviosa y en ningún momento tuvo un gesto de prepotencia para con su enemigo. Podía haberle gritado Hardcore a pleno pulmón, haberle hablado con desprecio, haberse burlado de él y mostrarse vengativa. Pero no fue así. Lara y Jorge dijeron los nombres de Iván y Loli con tacto y naturalidad, sin hacer leña del árbol caído. Pienso en cómo hubiera sido la escena al revés y me imagino a un Iván implacable, soltando un discursito  de los suyos, dando un sinfín de explicaciones aburridas, enumerando al detalle todos los pecados de Lara y sin mostrar un ápice de compasión ni empatía.

Fue un momento sublime. Iván tuvo que ver como toda su leyenda se convertía en cenizas por culpa de una niñata a la que desprecia profundamente y hacia la que nunca tuvo ninguna consideración. Intentó mantener la sonrisa y quiso hacer ver que aceptaba de buen grado la derrota pero no resultó creíble en ningún momento porque la rabia y la amargura le salían por todos los poros de su piel.

Algo que siguió demostrando al llegar a plató. Quiso que todos tuvieran presente que estaban ante el ganador de Gh10 diciendo "supe ganar y también sé perder". Seguramente tenía preparadas algunas frases de este tipo para quedar como un campeón, pero no sirvieron de nada porque sus buenas palabras quedaban desmentidas por sus reacciones y su forma de dirigirse a los demás. Pretendió convencernos de que estaba satisfecho por haber pasado un mes en la casa, divirtiéndose como nunca y pasándolo en grande. Se burló de Gerardo por abandonar y de David por creer que la audiencia le había hecho un favor. Se encaró a todos hablándoles con desprecio y prepotencia, sin escuchar ni dialogar, intentando imponer su punto de vista por encima de cualquier otro. Las sonoras carcajadas con las que iba salpicando sus alegatos no sonaban alegres, sino llenas de frustración. No entiendo cómo alguien que en su día supo despertar tanto cariño entre la gente ha podido de repente volverse tan odioso.

En general Iván me produjo un profundo rechazo pero también cierto sentimiento de lástima y de vergüenza ajena. En el fondo no es más que un pobre diablo y un inmaduro. Y da pena verle como un perdedor que además intenta disimular el sentimiento de derrota.  Me gustó más la actitud de Loli, decepcionada y mustia, como corresponde a alguien que se ha quedado a las puertas de la final. Claro que la pobre no dijo ni mú, no le dieron opción y quedó claro que su paso por la casa fue tan insustancial que lo que tuviera que decir no interesaba ni lo más mínimo. Pobre. De gran hermano la echaron por enfrentarse a Iván y ahora que había decidido cobijarse a su sombra, va él y se queda sin luz.

Al despedirse de la casa, Iván puso especial énfasis en felicitar a Lara y Jorge para quedar bien, pretendiendo hacernos ver que aceptaba haber perdido ante ellos. Pero era demasiado tarde y no le creyó nadie. Otro gesto falso por su parte, que hasta le hizo olvidar despedirse de otros compañeros. Si Lara tuviera alguna malicia le hubiera dicho por ejemplo: "Estoy feliz de verte en la tele desde aquí", pero esas maldades solo se le ocurren a él.

El episodio más delirante de la noche fue cuando Yola y Juanmi supieron que eran finalistas. Ella nos deleitó con una actuación que nada tenía que envidiar a la de Lili. Traspasada por la emoción se lanzó a un discurso de agradecimientos que tal parecía que le acababan de dar un Óscar, alcanzando cotas verdaderamente dramáticas. Luego les explicaron que tenían que eliminar a otra de las parejas nominadas. Jordi tuvo que emplearse a fondo y a punto estuvo de dejarlo por imposible. Juanmi parecía estar más despistado de lo habitual y Yola, con expresión concentrada, hacía verdaderos esfuerzos para procesar toda la información recibida. El caso es que decidieron expulsar a Sofía y lo hicieron sin miramientos, pero al instante siguiente rompieron a llorar sintiéndose culpables, como si alguien les hubiera puesto una pistola en la cabeza para obligarles a tomar tal decisión.  Al acabar la gala Yola seguía con el mismo gesto de estupefacción en su cara, incapaz de asimilar todo lo que había ocurrido. 

Una cosa que me sorprendió bastante fue la inmensa alegría que demostraron los finalistas. Parece que no cuadra tanta felicidad con el sopor con que estamos viviendo este concurso aquí fuera. Tal vez imaginan que ganar El reencuentro supone algún tipo de reconocimiento hacia ellos. Me imagino a Yola pensando que si gana un segundo reality es porque España ve en ella a alguien muy especial. Me imagino a Marta pensando que por fin se hará justicia con ella. A Coyote soñando con que le veamos como la gran estrella que cree ser.... Por eso, sería fantástico que ganase Lara, la más denostada, la de menos categoría, la que todos consideran concursante de segunda.  Lara se ríe de todo y no se da la importancia que no tiene. Ni a sí misma, ni al programa, ni a mitos ni leyendas varias.



Contrasta mucho la actitud de Lara con la dignidad que pretenden vendernos el resto y las películas que se inventan. Yo prefiero la comedia.







Escrito por Maltissa; fotos por acrata.

martes, 26 de abril de 2011

GALA 6 21-04-2011, EL REENCUENTRO: RESUMIENDO.


  
Intentar escribir sobre la gala del jueves cuatro días después es complicado porque a estas alturas ya se me ha olvidado todo. Y el debate de anoche no dio para mucho. Y yo que no he visto nada entre medias, si es que había algo que ver, voy a intentar, no obstante, hacer un pequeño resumen de lo ocurrido, más que nada para que me sirva de recordatorio a mí misma y me ayude a poner la mente en orden, porque a veces se me olvida que existe este programa y que lo estoy siguiendo. Tal es la pasión arrolladora que me despierta.

A saber. Lo que recuerdo de la gala es que al empezar, el plató era un clamor contra Natalia. Todos hablando de ella como si fuera el anticristo, empezando por Jordi, pasando por ex concursantes y acabando en Verónica, supuesta amiga y defensora de la susodicha. Verónica va de tía legal que no se traiciona a sí misma pero creo que lo hizo muy mal. Debería haber reprendido a Natalia en privado, si es que realmente son amigas, pero no en público, mucho menos cuando allí no había nadie más para defenderla. A los amigos hay que decirles las verdades aunque duelan, sobre todo si es por su bien, pero ante los demás hay que batirse el cobre por ellos. Qué postura tan fácil, sumarse a la mayoría para hacer leña del árbol caído. Con amigas como ésta quien necesita enemigas.

Tuvo su guasa también que víboras de la talla de Chari o de Saray se permitan el lujo de juzgar y criticar la actuación de Natalia, de sus sentimientos por David o de sus paranoias. O ver a Vanessa, tan sin sal, tan rancia y tan antigua por cierto, disfrutando de que por fin España se diese cuenta de que la mala de esta historia no era ella sino la pérfida Natalia. Feliz de quitarse la etiqueta de zorra robanovios. Ahora resulta que ella no robó el novio a nadie. Lo que hizo fue rescatar a David de las garras de una bruja chiflada. Hay que ver cómo ha cambiado el cuento.

Total, que después de ver el ambiente en plató daban muchas ganas de defender a Natalia contra aquella jauría.





Recuerdo las caras de sorpresa de todos cuando Jordi les hizo creer a los habitantes de la casa que solo había dos parejas nominadas y recuerdo las caras de alivio de Natalia y David. Sí, de David también. Ella, Natalia, no disimuló una expresión de satisfacción como si pensase: "hala, a joderse todos, España me apoya". Y David tampoco disimuló su alegría, por su parte pensando algo así: "voy a ganar a pesar de esta loca".  Los demás también tenían sus cosas en la cabeza; Sofía: "manda huevos que no me votan ni viendo que me he quedado solita"; Marta: "menos mal que se va Sofía, estos idiotas no se atreverán a echarme a mí"; Iván: "la cosa no va mal, pero tampoco va lo suficientemente bien"....



En fin, que un rato después cuando Jordi les dijo quien era la tercera pareja nominada, las caras cambiaron bastante. David consiguió sobreponerse y fingir toda la alegría posible, que se notaba un montón que no era real, y darle la vuelta a la tortilla de esa forma que suelen hacer los concursantes que piden a la audiencia que les expulse, y que cuando esto ocurre, lo agradecen creyendo que les han escuchado y tratasen de hacerles un favor. Como si a alguien le importase lo que piden. Natalia no perdió su pose de dignidad pero entrecerró un poco los ojos como si pensara: "que le den por culo a España"

Y qué decir de los otros cuatro nominados cuando les vieron llegar a la sala de expulsiones. Caras de auténtica felicidad y alivio y sonrisas de oreja a oreja. A Sofía casi se le escapó decir: "menos mal que habéis venido porque ya pensé que me iba yo". Y luego repitió muchas veces que se había hecho justicia, algo que encuentro de una prepotencia repugnante. Ni que esto fuera un juicio sumarísimo.



Después, la llegada a plató, el recibimiento a David como si fuera un héroe y la soledad de Natalia. David eufórico y aceptando de buen grado el apoyo y el cariño de sus compañeros. Que no sé yo desde cuando le quieren tanto porque siempre me pareció que en la casa se llevaba fatal con todos pero en fin. De la entrevista no recuerdo apenas nada. Solo las críticas a Natalia y a ella pidiendo ver videos que justificasen tanto encono hacia su persona. Lo cierto es que tal como lo plantearon uno acababa intentado hacer memoria preguntándose también a qué venían tantas acusaciones. A ratos, Natalia no solo no parecía loca ni lo más mínimo, sino que parecía la más cabal de todos los presentes.  Aunque creo que todo era pose. Con su frialdad, intentaba disimular la frustración por la derrota. Natalia se cree sus propias invenciones y está dispuesta a llevarlas hasta las últimas consecuencias. No reconoce sus errores. Miente, y cuando se ve descubierta no es capaz de admitirlo sino que se empeña en disfrazar la mentira y la va haciendo cada vez más grande. Pese a todo, no la veo mala sino débil. Y confundida. Creo que ha sido un error para ella entrar en este concurso, cosa que seguramente hizo porque nunca consiguió resolver satisfactoriamente esa parte de su pasado y era una espinita que tenía clavada y que no ha conseguido sacarse, al contrario, se ha clavado más profundamente.

En el debate de ayer solo estuvo David, ya calmado y relajado, sin ese histerismo que venía padeciendo últimamente. Un buen chico dispuesto a enterrar el pasado y a desearle lo mejor a Natalia a pesar de todo. En cambio ella, no estuvo a la altura cuando entró por teléfono y se me hizo difícil creer en lo que decía. No dudo de que estuviera enferma, basta verla para darse cuenta de que algún problema tiene que tener. Pero me hizo dudar de ella el hecho de que afirmase no encontrarse bien para rebatir las críticas y al mismo tiempo dijese una y otra vez que iba a hablar, que tenía mucho que decir y que ya lo diría en otros programas. Bah. Qué tontería. ¿Quién se cree esta gente que son como para pensar que sus vidas nos interesan más allá de un par de días? Dentro de nada lo ocurrido entre Natalia y David pasará a la historia y andaremos más preocupados por ver cuantos kilos pierde Paquirrín por semana.

Después de la salida de esta pareja da la impresión de que la casa ha perdido interés. Por mucho que alguien se empeñe en fabricar un romance entre Marta y Coyote, algo que no hay por donde coger. No me creo nada y a ratos me parece que no solo son los responsables del programa los que intentan hacer un montaje con esta historia, sino que también Marta y Coyote están en el ajo. Y la mujer de Coyote, que tanto el jueves como anoche parecía estar interpretando un papel y siguiendo las indicaciones pertinentes. Con muy poca convicción por cierto. Vamos, que se nota que a ella misma le parece absurdo todo. Este culebrón no hay quien se lo trague.



En la gala asistimos también a un capítulo más de lo que podríamos llamar “El ocaso del pirata”Iván anda por la casa desconfiado y receloso, temiendo que otros puedan brillar más que él. Con su vaguería y su falta de compañerismo a cuestas, su egoísmo y sus guarrerías. Repitiendo su media docena de frases hechas como si fueran las tablas de la ley. Para Iván solo existe una manera de ver las cosas: la suya. Me da coraje tener que ver su lado malo y me pasa como a todos con Natalia, que no encuentro defensa para él. Patética su despedida de David, totalmente innecesaria e impropia de un ganador. Tantas veces como se lamentó él de la despedida de sus enemigos.



Qué pena, el príncipe pirata al final nos salió rana. Dan ganas de hacer una plataforma, subirle a ella, y de un empujón, arrojarle por la borda.








Escrito por Maltissa; fotos por acrata.

lunes, 18 de abril de 2011

GALA 5 14-04-2011; EL REENCUENTRO: < OVEJAS DESCARRIADAS‏. >



El jueves en la sala de expulsión Chiqui Martí dijo una frase con la que no puedo estar más de acuerdo: Nada es lo que parece Bien cierto es. En este programa las cosas cambian muy rápido y todo puede desbaratarse en un momento, como si no hubiera solución de continuidad.


Lo más destacable de la gala fue conocer que Lara y Jorge estaban entre las parejas menos votadas y no menos sorprendente fue que se salvasen de la expulsión.  No es que Lara no esté haciendo méritos más que suficientes para ganarse el rechazo de la audiencia, pero resulta curioso que hace una semana se diese por sentado que eran los favoritos y ahora estén en la cuerda floja. Qué raro. Aunque más raro aún es saber que los más votados son ahora Yola y Juanmi. Estas cosas me hacen pensar si no será que la gente está entendiendo mal el sistema de votaciones y se estuviera votando para expulsar. Porque otra cosa no se explica. 

Porque vamos a ver. ¿Quién en su sano juicio puede tener algún interés en que ganen este par de horteras? Yola es más corta que las mangas de un chaleco. Por mucho que se empeñen en decir que parece tonta sin serlo no me lo creo. Lleva ya muchos años pululando por la tele. Si tuviera dos dedos de frente se le notaría en algo. Y no se le nota, es tan tonta como parece. Y Juanmi, no digo yo que no sea simpático, que lo será, pero no acabo de encontrarle la gracia. Es verdad que a veces parece más razonable que el resto, por ejemplo, en el tema Lara, que no se hace la mala sangre que se hacen otros. Supongo que es porque ya tiene una edad y no da importancia a tonterías, sino que ve las cosas desde cierta distancia, sin involucrarse demasiado. Pero quizá también por lo mismo, a mí es el que más me sobra ahí dentro,  como si no formase parte del grupo. De hecho, a menudo me olvido de él y de Yola, porque además de todo esto, ni siquiera dan juego y apenas aparecen en los resúmenes
Aparte de estos vaivenes en las votaciones está el tema éste de las expulsiones disciplinarias y abandonos varios.  Primero la expulsión de Rubén y Chari, después el abandono de Gerardo y la salida forzosa de Saray, y ahora la expulsión de Chiqui, también por agresión. Pero esto qué es. Ser expulsado de un reality va camino de convertirse en lo lógico y normal. A lo mejor es que se ha bajado mucho el listón y la organización se ve obligada a tomar ese tipo de decisiones.  Por otro lado he llegado a pensar si no estará todo preparado y será un montaje para tener enganchada a la audiencia.  ¿Qué es eso de que expulsen a una concursante el viernes y nos digan que nos explicarán todo el domingo en el debate? Es como si necesitaran algún imprevisto de éstos cada semana. 


En fin, de las imágenes que he visto saco la conclusión de que seguramente fue Natalia la que sacó de sus casillas a Chiqui, o sea, que hubo provocación. Natalia es la auténtica malvada de esa casa, capaz de dejar en pañales a Marta López. Aunque eso no quita que siempre he visto en Chiqui una agresividad encubierta, una mala leche que se le nota en todos sus gestos, hasta en su sonrisa. 

Bueno, pues eso, que pasan muchas cosas y hay como una sensación de fragilidad, de que nada es  lo que parece. 
Volviendo a la gala, a punto estuvimos de perder a Lara. La niña es verdaderamente insufrible, dan ganas de retorcerle el pescuezo cada dos por tres y no la aguanta nadie en la casa, aunque unos lo disimulan mejor que otros. Pero la verdad es que en los momentos previos a la expulsión, cuando parecía inevitable que diera con sus huesos en la calle, no pude evitar pensar que nos quedábamos sin la protagonista de esta historia y que la casa sin ella y sus alaridos de hardcore va hardcore viene, sería un aburrimiento.  
Por suerte no se cumplieron las previsiones y las joyitas se salvaron, para desesperación de David e Iván, que no disimularon su contrariedad ante la  vuelta de la parejita, y tampoco al saber que los favoritos eran Yola y Juanmi. No sé si estaban más decepcionados por el regreso de Lara o por descubrir que ninguno de ellos era la pareja más votada, algo que creo que se esperaban los dos, mejor dicho, los cuatro, porque Loli y Natalia también estaban jodidas ante el desarrollo de los acontecimientos. 
David me sigue gustando pero creo que está cogiendo un papel que no le llevará a buen puerto. Primero, esa insistencia en echar de menos a Vanesa y en llorar por ella a todas horas, ni que llevaran un año sin verse. Ese miedo a que ella malinterprete lo que vea, que no le deja ser espontáneo ni actuar con naturalidad, no dice nada bueno de ella ni de la relación tan idílica que mantienen. Y luego esa forma de recordarla tan rancia y machista, diciendo lo bien que cocina y lo limpia que es, que le hace parecer un paleto.  Pero lo peor de David es su falta de sentido del humor, sobre todo en sus enfrentamientos con Lara. Que repito que a Lara no hay quien la aguante, pero la reacción de David me parece desmedida. Demasiado nerviosismo y crispación para tan poca enemiga
Reacción que comparte con Iván, y que les hace parecer un poco ridículos, dos hombretones perdiendo los papeles por los gritos de una niñata, qué pocas luces. Iván está desubicado, sin encontrar su lugar en la casa.  Ahora anda paseándose de acá para allá haciendo ondear una bandera pirata. No acaba de entender que el pasado es irrecuperable,  que debería olvidarse de gh10 y dejar de comparar situaciones y de buscar paralelismos entre esto y aquello. No puede disimular la rabia que siente ante esta chiquilla gritona, que se ríe en su cara y le trata sin ningún respeto. A veces creo que Iván va a encararse a ella y espetarle algo así: “pero vamos a ver bonita ¿tú sabes con quien estás hablando?” Eso es lo que le cabrea, que Lara parece no conocer la leyenda del pirata ni las hazañas que protagonizó en el pasado. 

En contraposición a la actitud de Iván y David está Marta. Ella sí que sabe. A falsa no la gana nadie. El jueves tenía un gran interés en que se pirase su amiga Tamara, y no me dio la impresión de que fuese por hacerle un favor, aunque así lo vendió. Después aceptó el agradecimiento de Lara y Jorge por haberles salvado, cosa que no era así, pero ella dejó que lo creyesen. Y el de Sofía y Chiqui, tan satisfechas de que no las hubiera votado nadie, como si eso implicase que son muy queridas, cuando la realidad es más bien que no las consideran demasiado. Marta también felicitó efusivamente a Yola y Juanmi, al saberse que eran los favoritos. No dudó en repetir lo mucho que se alegraba por ellos y lo mucho que se lo merecían. Mientras Marta repartía parabienes, a su lado en el sofá, Loli y Natalia ponían respectivas caras de palo, mientras sus partenaires daban vueltas por el salón con gestos de disgusto, como leones enjaulados. Así no van a llegar muy lejos. Ya podían tomar nota. 
Todos creen que la nominación servirá para que a Lara se le bajen un poco los humos, pero sinceramente, creo que no será así. Lara pasa mucho de todo. Seguramente que a los cinco minutos de volver de la sala de expulsiones ya se había olvidado del peligro que había corrido y de que sus compañeros la habían salvado. “Vuelvo con mi rebaño”, decía. Y tiene gracia porque algo de verdad hay en eso. Siendo como es la más joven, se las arregla para manejarlos a todos y hacer lo que se le antoja, sin pensar en nadie más.
Espero que Lara llegue a la final, aunque no confío en ello. Viendo como van las cosas no me extrañaría que tuvieran que expulsarla también de forma disciplinaria, o peor aún, que alguno de sus compañeros acabe ahogándola en el jacuzzi. 
Por eso no me hago ilusiones con nada. En esta casa de locos hay que vivir al día… ¿qué digo al día? Al instante. Carpe diem.


Escrito por Maltissa; fotos por acrata.

va-riendo va-riendo

va-riendo va-riendo