...

...

miércoles, 30 de mayo de 2012

GH 12+1 (es decir 13); GALA 24 FINAL: "PARTIENDO LA PANA".

Ganó Pepe Flores, menos mal. Y eso me consuela de todos los sinsabores de esta edición maravillosa y desquiciante. Un buen final arregla mucho las cosas. Dentro de algún tiempo, cuando echemos la vista atrás solo permanecerá el recuerdo de Pepe volando por los aires tras ser proclamado ganador. Es más, en mi caso ya es casi el único recuerdo que tengo, y apenas han pasado 24 horas. Esto estaría muy bien si no tuviera que escribir ahora algo sobre la gala. Haré un esfuerzo y buscaré en mi memoria algunos retazos de lo ocurrido el lunes. 

La gala fue como casi todas las galas finales. Lograron transmitir nervios y emoción, y sumirnos a todos en la grandiosidad propia del momento. Los finalistas esperaban en el sofá, muy guapos y nerviosos. En plató, las +uno juntas en primera fila. Noemí no estaba, según Mercedes porque habían visto que ir al programa le producía mucho estress y habían decidido no invitarla para que no sufriera más. Me vale. Es una explicación convincente. De momento.

Para que se hicieran una idea de como estaban las cosas fuera antes de volver a la realidad, a los finalistas les pusieron unos videos con las noticias más importantes ocurridas en estos meses. Por las caras que ponían llegué a pensar que estaba fallando el sonido o la imagen, o las dos cosas. Pero de pronto salió Belén Esteban diciendo que se había divorciado y los cuatro dieron un respingo.  Era la única noticia que recordaban al finalizar el video. País....

Mercedes anunció que conoceríamos el nombre del cuarto finalista de la mano de alguien muy importante para el programa. Cuando vi aparecer por el pasillo al payaso de las tartas temí haberme quedado atrapada en “el día de la marmota”. ¿Qué sentido tiene repetir una y otra vez algo que ya la primera no tuvo ninguna gracia? Los finalistas no daban crédito y empezaron a protestar: "… no nos hagáis esto que estamos de tiros largos...". No contaban con la pericia de la organización, experta en dar la vuelta a las situaciones más insospechadas. En un alarde de originalidad sin parangón, el payaso se lanzó la tarta a sí mismo y en su frente quedó pegada la foto de Aless. Menudas risas. Que se lo pregunten al italiano.

En plató, Mercedes subía y bajaba, saludando a los concursantes, y pidiéndoles opinión de todo y de todos. Pero ellos no pusieron nada de su parte, hay que decirlo. Daban la impresión de no tener el cuerpo para fiesta y se diría que se les había comido la lengua el gato. Mercedes habló varias veces de La Revuelta, pero no parecía tener muy claro de qué iría la cosa y le daba como risa. Mala señal.

Poco después supimos que el tercer clasificado era Dani. Todos contentos menos Ari, reventada de profesión. Y al momento siguiente ya estaba Aless en plató. Aseguró sentirse feliz pero se le notaba la decepción. Mercedes le explicó porqué no estaba allí Noemí. La explicación es la misma que había dado al principio. Pero no es igual. Y ya no resulta tan convincente. Por no hablar que nos hemos enterado  de que Noemí está en el bar de enfrente viendo la gala por la tele. Qué sospechoso. Parece que alguien no ha contado la totalidad de la verdad... Empieza la entrevista de Aless. Le ponen imágenes de su casting, en el que habla de una novia que le engaño. Mercedes le dijo metiendo el dedo en la llaga sutilmente: "Qué penita ¿no? siempre te pasa lo mismo con las mujeres". Y él reconoció con resignación que seguro que era culpa suya. Menos mal que estaba allí David Papafrita para llevar un poco de paz a su maltrecho corazón. Seguimos con la entrevista. Ah, no, ya se ha terminado. Que pase el siguiente.




Llega el gran momento. El escenario es muy bonito, con tantas luces simulando estrellas, una luna gigante y una puerta con forma de sol. Pepe y María son una pareja de anuncio. Les elevan del suelo sobre unos trapecios y Mercedes lo dice por fin: el ganador es Pepe. María pasa de las cuerdas y le abraza emocionada. Después Pepe vuela de un lado a otro mientras llueve confeti sobre él. La estampa es inmejorable, tan guapo y tan feliz. Con esos ojos maravillados e incrédulos, y esa sonrisa encantadora. Es el final perfecto y el único posible. Mirando a Pepe en este instante parece ridículo haber dudado de que ganaría. Pipi y Marta saltan de alegría. Lo de los +uno no llegó a cuajar, ya lo sabemos. Mercedes le dice a Pepe: "Vente p’acá que te voy a comer a besos".  No sabemos qué hace Noemí pero la imagino en el bar bailando Creu desenfrenadamente.



Dani llega a telecinco,  encantado de ser famoso. Empieza la entrevista. Acaba la entrevista.  Ak ak ak ak





Mercedes va recordando de vez en cuando "lo del miércoles", cada vez con menos convicción. Ya no se atreve ni a ponerle nombre. Dice que es como un debate pero durante varios días. De aquí a nada pasará a ser un Última hora


Siguiente. No me acuerdo si María tuvo entrevista. Pero Mercedes le explicó también el motivo de la ausencia de Noemí. Perdemos credibilidad a pasos agigantados. Pero ganó Pepe Flores y todo eso ya no importa.

Pepe llega a lo grande, en helicóptero. Le recibe Bisbal cantando la canción de la eurocopa (¿no había una manera menos traumática de devolverle a la realidad?).  Pepe entra al plató en volandas y tiene un gran recibimiento. Todos sus compañeros se levantan a saludarle, algunos lo hacen como de pasada para que no se les note mucho. No vaya a ser que se desaten los nudos antes de tiempo y no tengan nada que vendernos en La revuelta. Mercedes le da un abrazo que casi le parte las costillas. Vuelve a explicar por qué no está Noemí. Ná, a estas alturas no hay quien se la crea. Pepe no dice nada nuevo, dice las cosas que se esperan de un gran ganador, emocionado y agradecido. Y se rompe de guapo, no sé si lo había dicho antes. Tiene unas palabras amables para los demás concursantes: "… puede que hayamos tenido alguna cosilla pero es porque hemos sido como somos... aunque yo he salido mejor parado". Ha estado a punto de añadir: "Será que he sido más como soy que vosotros".  Pepe Flores en estado puro






Laura le entrega el maletín y él lo agarra con ese gesto de posesión que tienen todos los ganadores, como si temiesen soltarlo en un descuido y que alguien se lo apropie. Mercedes le insinúa: "Lo del miércoles"; de forma tan discreta que Pepe entiende que le está pidiendo que baile para ella.  Igual era mejor idea

Y así terminó todo. Las luces de la casa empezaron a apagarse poco a poco y... Ah, no, que no se apagaron esta vez. Pero no importa. Porque: ganó Pepe Flores.




Escrito por maltissa; fotos por acrata.







martes, 29 de mayo de 2012

PEPE FLORES GANADOR DE GH 12+1.

viernes, 25 de mayo de 2012

GH 12+1 (es decir: 13): TELÉFONOS DE LA FINAL.

Aquí dejo de nuevo la fotico de los teléfonos, para refrescar, de momento:


     
Una foto porque sí; por guapo. De esta semana:




  
Esta de la tarde, de la GALA FINAL, ALES y PEPE arreglándose el cuerpo:






PEPE probándose el traje, pero no parece que sea definitivo. Él no está convencido del resultado y el SÚPER le ha dicho algo de que no puede ir así por el negro de la camisa, no sé por qué, pero será cosa de imagen en cámara, luces de la FINAL. PEPE FLORES sigue nervioso y no encuentra el traje perfecto:







miércoles, 23 de mayo de 2012

GH 12+1 (es decir: 13); GALA 23: "Y VOLVER VOLVER VOLVER...".


La de anoche se presentaba como una gala previsible y tranquila, pero para sorpresa de todos Mercedes empezó diciendo, así, sin anestesia ni nada, que Pipi y María estaban prácticamente empatadas en los porcentajes.  ¿¿¿Qué??? Debe tratarse de un error, pensamos, si hace dos días Pipi era finalista segura en todas las encuestas: será para que la gente siga votando.

Nos invade cierta desazón, pero Mercedes empieza con el programa como si todo fuera normal y pasamos a lo importante: saber cómo está la cosa entre Noemí y Aless. Los videos hacen un repaso de lo ocurrido durante estos días entre los dos.  

Dos horas después: seguimos viendo videos de Aless y Noemí

De pronto me sobresalto: ¿Qué hacen Pipi y María en la pecera?; ¿Pero no estaban en el loft? Mercedes tiene un sobre en la mano y dice que “la suerte está echada”, no entiendo nada. Aaaaaahhhh, ya caigo. Que hay que elegir a la cuarta finalista. Qué “lapsus” más tonto, no entiendo como se ha ido así la cabeza.

Mercedes dice que la cuarta finalista es María. ¿¿¿Qué??? ¿En qué momento las votaciones y la realidad han tomado caminos diferentes? Vamos a esperar a que llegue el notario para que certifique la validez del resultado..........

Nada, no hay notario…. Por eso perdemos la fe, porque nadie nos la da.

Empieza la entrevista con María. Habla con palabras, pero no acabo de entender lo que dice. Echo una cabezadita.  En mi duermevela veo a Hugo sentado al lado de María. También habla con palabras pero son muy pocas. Viene a decir... bueno, no viene a decir nada, como es costumbre en él. Abandona la pecera, no sé para qué lo han hecho subir

Sigue la entrevista con María. Vamos a lo importante: Noemí. Le ponen una “batería de videos que hacen que se le despierte de nuevo la inquina contra la canaria. La jerezana es de buen carácter y seguramente lo habría olvidado ya. Pero no van a consentirlo. “Cuida de Juilia. Cuida de Juilia. Cuida de Juilia...”; María recuerda. Ya está preparada para regresar.

Llega el momento de elegir acompañante. María mira a la grada pensativa. La gente le grita el nombre de Pipi. De pronto María lo tiene claro: “Elijo a Pipi”. ¿¿¿Qué??? Mercedes parece feliz y le da las gracias como si la hubiera elegido a ella. "Eres grande"; repite una y otra vez. Pienso que habrán hecho como con los anteriores finalistas, aconsejarla o incitarla de alguna forma, o que ha visto a su gente, a su padre diciéndole que elija a Pipi y ha confiado en ellos. O que ha pensado fríamente en el concurso y se ha dado cuenta de que con Hugo tiene menos posibilidades.

Sin embargo, flota algo en el ambiente que me resulta emocionante y hace que me crea a María. Tal vez la determinación con la que parece resolver sus dudas, como si de repente se diera cuenta de que elegir a Pipi es la opción más lógica. No se mostró esquiva ni intentó buscar justificaciones absurdas. Lo dijo alto y claro: "A Pipi"; y parecía feliz de pronto, como si hubiera dado con la respuesta adecuada. Después dijo que con el corazón hubiera elegido a otra persona...  Supongo que lo fácil es decir que evidentemente eligió con la cabeza, o sea, de forma interesada. Pero sentí que no era así, que María pensó en Pipi de verdad, en lo vivido a su lado, y supo que tenía que ser ella. Creo que no hizo lo que le dijeron los suyos, más bien fue que al escuchar a los suyos se dio cuenta de lo que tenía que hacer. Aunque se lió con las palabras a la hora de expresarse, creo que Maríaactuó con el corazón ¿¿¿Qué??? ¿He dicho yo eso? Llegado el momento, lo negaré.

María vuelve a Guadalix y en cuanto la ve entrar por la puerta, Noemí empieza “a destilar veneno químico”. Esto pinta bien para el programa.

Llega el turno de Pipi.  Entra en plató y es recibida con cariño por parte de todos. Nunca me ha gustado Pipi, pero hoy me gusta. Bueno, me empezó a gustar un poco en la última gala cuando no se molestó en ocultar su decepción tras conocer la verdad sobre la falsa final. Ahora tampoco disimula y me parece totalmente sincera. Está muy despierta y lo entiende todo a la primera. Después de ver de nuevo las imágenes de la pelea por el tanga, Mercedes le dice a Sergio que es un mentiroso y un machista. Pipi parece estar de acuerdo. Evalúa la situación de forma rápida y certera y en cuestión de segundos sus dudas se disipan. Sergio se vuelve cada vez más insignificante, más irrespetuoso y más mezquino. Se mete con la madre de Pipi. David, ese papafrita adorable, le exige que pida perdón de inmediato. Por un momento pienso que va a “lanzarle un guante a la cara”

Azucena pide la palabra para decir que Sergio es bueno y que la madre de Pipi tiene que pedirle perdón a su vez. Pipi no se deja embaucar por su dulce vocecilla y la manda callarse la boca. Me encanta esta Pipi

Mercedes tiene un rifi rafe con Cristian a cuenta del machismo y el feminismo. Danonino derrocha ignorancia y estupidez a raudales. Como diría Groucho: “este tipo parece un imbécil y actúa como un imbécil, pero no se dejen engañar, ES un imbécil.

Sergio quema sus últimos cartuchos y tira de chantaje emocional: "… con lo que yo te he cuidado durante estos años". Pero Pipi ya lo tiene claro, se lo agradece pero a partir de ahora ya se cuidará sola.  Es el fin de Sergio. Ajo y agua.

Pipi pregunta a Mercedes si no hay más vueltas. Anda mira, alguien que no protesta  por lo de darle la vuelta... Y entonces se entera de que María la ha elegido como su +1. Para mucha gente es injusto que Pipi no sea finalista en vez de María y el +1 les parece un premio de consolación. Pero ella está contenta porque todo lo que quiere es volver a la casa.  Siento otro zarpazo de emoción y verdad. No tengo ninguna duda de que para Pipi lo verdaderamente importante es volver para seguir viviendo su sueño. Y que nada la haría más feliz que esto se alargase otros cuatro meses. "Yo lo único que quería era estar aquí con ustedes"; les dijo más tarde a sus compañeros. Y se me llenaron los ojos de lágrimas. ¿Es grave doctor?


Escrito por maltissa; fotos por acrata.

martes, 22 de mayo de 2012

GH 12+1 (es decir: 13): "HABEMUS FINALISTAS".

Dejo foto con los teléfonos. Que nadie me diga que tengo FAVO.


viernes, 18 de mayo de 2012

GH 12+1 (es decir: 13); GALA 22: "NO DIGAS QUE FUE UN SUEÑO".



Anoche asistimos a la gala más bochornosa y lamentable de cuántas ha habido a lo largo de estos años. Algunos ilusos aún tenían fe en el programa y esperaban que la resolución de la falsa final sería tan alucinante que conseguiría tapar la humillación y la vergüenza de los falsos finalistas. Como si no bastaran las últimas semanas para demostrar que ya no son capaces de fabricar magia,  qué digo magia, si ni siquiera consiguen darle al asunto una apariencia mínimamente digna, y que todas las ideas que tienen, por más vueltas que le den, son cutres, burdas y faltas de imaginación.  No han conseguido encontrar el hilo de donde tirar, el famoso "dale la vuelta" se queda en una broma de pésimo gusto y sin ninguna gracia. Un pegote, un añadido innecesario, una mierda, vamos.

Mercedes empezó la gala de forma animosa: "… esto va a ser la repera. Muertos os vamos a dejar de la sorpresa". Anunció “a bombo y platillo” la falsa final, les dijo a los de la otra casa que serían testigos privilegiados de ella, con palomitas y todo. Y ya empezó a cabrearse cuando vio que los pobres no ponían entusiasmo, los muy desagradecidos. Se rompen la cabeza tratando de idear estas cosas tan divertidas y los muchachos no colaboran, ya les vale.

Hugo, Pipi y María fueron al probódromo luciendo sus mejores galas. Todo estaba preparado para culminar el engaño.  Algo en el ambiente tenía que haberles “puesto sobre aviso”, el silencio, la falta de aplausos, la palabra finalistas que no acababa de salir de los labios de Mercedes. Pero los pobres bastante tenían con sus nervios, con pensar que en un momento estarían abrazando a sus familiares y amigos, imaginando  el recibimiento que les aguardaba fuera, cada uno pensando que podía ser ya dueño del maletín y soñando con los cambios que eso traería a sus vidas. Diseñando en sus mentes frases de agradecimiento para el programa y la audiencia que les había llevado hasta allí. Mercedes intentó poner el énfasis que correspondía a un momento tan importante pero no lo consiguió. La fórmula para dejar fuera al menos votado fue muy triste: "La audiencia ha decidido que no debe ganar gran hermano... Hugo"; lejos de los honores para el tercer finalista.

Hugo salió de la casa solo. Me lo imagino entrando en esa furgoneta de cristales tintados, siendo conducido a telecinco en medio de un gran secretismo. Sin gente para recibirle fuera, sin redactores ni acompañantes para ayudarle en ese trance. Mientras él llegaba, y teniendo a Pipi y a María engañadas hasta el límite en el probódromo de la casa, se dedicaron a ponernos videos de lo realmente importante, es decir, de la relación entre Aless y Noemí.  Mercedes dijo a la vuelta de una publi que había tenido que tomarse un chocolate. Yo más bien creo que lo que hizo fue fumárselo.




Dio la palabra a la hermana de Hugo, que la pobre no supo que decir pero su sonrisa no lograba ocultar la tristeza y la decepción que sentía. Mercedes la instaba a hablar, bueno, a ella y a todos: "… vamos vamos, decid lo que pensáis, no me seáis tan correctos". Vero levantó educadamente la mano: "Quiero decir algo..."; y Mercedes contestó: "Tú te callas". En fin.

Pidieron a los verdaderos finalistas que se despidieran de sus acompañantes. Mercedes hizo creer a Pipi y a María que ahora sí había llegado el gran momento. Y un instante después echó por tierra sus ilusiones al hacer aparecer ante ellas a Pepe, Dani y Aless, que los pobres no sabían qué cara poner y la que les salió era de tontos del bote, y se quedaron allí como pasmados y ellas mirándoles alucinadas.  Mercedes, la muy ladina, “les echó el muerto encima” a ellos: "… podéis contarlo todo", y ellos no sabían qué hacer ni cómo actuar. Qué risas, oye.



A partir de ahí todo fue aún más raro si cabe. A Pipi y a María las encerraron en el confe, sin ser aun conscientes del todo de la magnitud de la burla, y juraría que en ese momento no tenían ni idea de qué hacer con ellas

Y llegó la entrevista de Hugo. En principio no fue una mala entrevista. Pero si hubo algo de bueno, la sensación de vergüenza ajena no me dejó apreciarlo. Estuvo como es él, frío y poco explicativo. Sin embargo lo hizo bastante mejor que Mercedes, que no sabía por donde tirar y que parecía hablar “a golpe de pinganillo”. Cuando le dijo que tenía que despedirse de la casa ni ella misma sabía quiénes aparecerían en pantalla. Me pareció horrible que jugasen así con él. Dónde quedaron aquellos tiempos en los que Mercedes presumía de cuidar y proteger a sus niños en un momento tan delicado como es la salida al exterior.

Hugo fue descubriendo el pastel a base de bofetadas de realidad. No supo qué cara poner ni qué decir cuando vio a sus tres compañeros sentados en el sofá de la casa. Mercedes se regodeó en el momento dejando otra vez que fueran ellos quiénes le abrieran los ojos. Pepe y Aless estaban acongojados ante la cara de sorpresa de su amigo, y después de un triste silencio,  Dani se atrevió a decir: "Somos finalistas Hugo". Y luego otra vez el silencio incómodo. Y Mercedes diciéndoles que parecían bobos, se os “ha comido la lengua el gato”, qué poca sangre tenéis.  ¿Se puede ser más desalmada y sinvergüenza que esta mujer?

Hugo también tuvo que despedirse de Pipi y de María, que para entonces estaban en la otra casa más perdidas que “un pulpo en un garaje”. No les dijo gran cosa, supongo que verlas acrecentaría su sensación de ridículo, la de los tres. Tres pardillos engañados como chinos, en eso se convirtieron. 


Que alguien me diga que no es para morirse de risa.

Cuando Hugo supo por fin que no estaban viviendo la final, que no había sido tercer finalista ni muchísimo menos, que Pipi y María tampoco, que su porcentaje de votos había sido una birria, que en la casa había un montón de gente saliendo de todas las esquinas mientras que él estaba fuera, entonces Mercedes le dijo: "Bueno, pues quédate aquí que yo me voy para abajo porque ahora..."; y pensó para sus adentros: "… ahora no tengo ni zorra idea de lo que viene, a ver si me dicen algo mientras bajo las escaleras".

Y al llegar abajo, como si siguiera un guión perfectamente trazado, ja, procedió a dar paso a la entrada de Hugo a plató por los “cauces normales” y fue todo muy frío y muy triste otra vez, porque no tenía a nadie más que a su hermana, ni padres ni amigos ni nada. Las explicaciones no eran convincentes, todo parecía improvisado, como si algo hubiera fallado en el último momento y se hubieran quedado “con el culo al aire”. Tan es así, era tanta la sensación de que no había nada preparado para lo que quedaba de gala, que decidieron aprovechar a Hugo, ya que estaba allí el hombre y ver lo qué podían sacar de la situación

Mercedes le fue presentando a todo el plató, con gran parsimonia: ahí tienes a tus compañeros, diles algo si quieres, tenemos todo el tiempo del mundo... ésa es la madre de Aless, este el amigo de Pepe, más arriba puedes ver a la prima hermana de María y aquel del fondo es un señor de Murcia que pasaba por aquí...; luego si te parece charlas un poco con él....

Con Hugo sentado a su lado, Mercedes fue dando paso a distintos videos de lo ocurrido durante los últimos días, que nada tenían que ver con él. Y Hugo tuvo que poner cara de que las vicisitudes de Ari y Dani le interesaban mucho y tal. De pronto a Mercedes le chivaron por el pinganillo: "Ya lo tenemos. Cómo no se nos había ocurrido antes: vuelve a conectar con la casa que todavía no se ha despedido de las más uno". Y hala, el pobre Hugo otra vez a despedirse, por despedidas que no quede. Y Mercedes insistiendo: "Di todo lo que se te ocurra, no te cortes, por tiempo no es...". Y él, con la facilidad de palabra que le caracteriza hizo lo que pudo, sin que nadie le echara un cable ni le facilitara las cosas

Por suerte para el programa, que sacará rendimiento de ello, Hugo dedicó una despedida a Noe que la dejó a ella temblando y a los demás inmersos en un mar de dudas.  De Aless se despidió como veinticuatro veces: "¿Pero seguro que no quieres decir nada más?"; insistía Mercedes. Dios, qué calvario. Con tanta insistencia al final Hugo, que ya no encontraba más palabras para ninguno, dijo al italiano: "Tú ya sabes lo que tienes que hacer"


Y Aless asintió levemente con la cabeza al tiempo que pensaba: "¿Y qué carajo se supone que tengo que hacer ahora?". Eso por si tenían poca incertidumbre

En resumidas cuentas, la gala fue como una agonía lenta e innecesaria. La falsa final no tuvo ninguna gracia. Mofa y befa, a eso se reduce todo. La Milá se dirigió a unas descorazonadas Pipi y María diciéndoles que la gente votaría ahora para elegir entre las dos a la cuarta finalista. Yo hubiera jurado que para eso se había estado votando esta semana, tonta estoy. Por lo visto, la gente estuvo votando para expulsar, y yo sin enterarme. Y los votantes tampoco, que es mejor todavía. Por cierto: ¿No nos habían dicho que la de Ariadna era la última expulsión? Bah, debí soñarlo. Total, Mercedes no nos pudo dar más información, buena estaba ella para hacerlo, que no sabe ni cuando acabará esto, ni cuando será la próxima gala ni cómo se lo montarán para darle fin a esta edición de una forma más o menos decente. Bastante tuvo con acabar la noche dignament..., bueno, con acabar.


En fin. Lo que no se puede negar es que el programa ha dado con la fórmula que les permite hacer y deshacer a su antojo, algo que siempre han hecho por otra parte, pero: ahora pueden actuar con total impunidad. Y es que, recuerden: esto es: "gh doce más uno, dale la vuelta" y nada es lo que parece.  





Y los sueños, sueños son.


















Escrito por maltissa; fotos por acrata.

va-riendo va-riendo

va-riendo va-riendo